Os dejo con las recomendaciones y algoritmos para realizar reanimación cardiopulmonar en pacientes con COVID-19 de los diferentes organismos internacionales: AHA, ERC, ILCOR, SEMICYUC – Plan Nacional de RCP y del Consejo Catalán de Resucitación. 

Recuerda que puedes  suscribirte a mi boletín gratuito para no perderte nada y puedes invitarme a un café café aquí por todo este trabajo. Comparte esta entrada . GRACIAS

CONTENIDO

ILCOR

Puedes consultar la declaración aquí, publicación resumen aquí, y verlo en modo web aquí: https://www.ilcor.org/covid-19. La última actualización de ILCOR del 2021 mantiene estas mismas recomendaciones.

Nos sugieren que, durante la actual pandemia COVID-19:

  • Las compresiones torácicas y la reanimación cardiopulmonar tienen el potencial de generar aerosoles (recomendación débil, evidencia de muy baja certeza).
  • Los reanimadores legos consideren la reanimación solo con compresiones y la desfibrilación de acceso público (declaración de buenas prácticas).
  • Los reanimadores legos que estén dispuestos, capacitados y sean capaces de hacerlo, tal vez deseen administrar respiraciones de rescate a niños además de las compresiones torácicas (declaración de buenas prácticas).
  • Los profesionales de la salud utilicen equipo de protección personal para los procedimientos que generen aerosoles durante la reanimación (recomendación débil, evidencia de muy baja certeza).
  • Puede ser razonable que los proveedores de atención médica consideren la desfibrilación antes de ponerse el equipo de protección personal que genera aerosol en situaciones en las que el proveedor evalúa que los beneficios pueden exceder los riesgos (declaración de buenas prácticas). Esto es debido a que nos dicen que: «Nuestra revisión sistemática no identificó pruebas de que la desfibrilación genere aerosoles. Si se produce, la duración del proceso de generación de aerosoles sería breve. Además, el uso de parches adhesivos significa que la desfibrilación puede realizarse sin contacto directo entre el operador del desfibrilador y el paciente».
  • Hay que seguir comprobando la capacidad de respuesta. Al evaluar la respiración, busque la respiración. No abra las vías respiratorias ni coloque su cara junto a la boca/nariz de las víctimas (es decir, eliminan el ver, oír, sentir). Llame a los servicios de emergencia si el paciente no responde y no respira normalmente.

Respecto al manejo de la vía aérea, afirman que la ventilación con bolsa mascarilla, la inserción de una vía aérea supraglótica y la ventilación, o la intubación traqueal y la ventilación pueden generar aerosoles y poner a los reanimadores en riesgo de transmisión del virus. El Grupo de Trabajo de SVA sugiere las siguientes modificaciones específicas para el manejo avanzado de la vía aérea durante la parada cardíaca:

  • La duración de cualquier procedimiento que genere aerosoles debe reducirse al mínimo y todos los proveedores que realicen estos procedimientos o que estén cerca del paciente cuando se realicen deben llevar el EPI adecuado para los procedimientos que generan aerosoles. Esto debe incluir, como mínimo, una mascarilla de respiración N95 (FFP2) o similar, un protector facial, una bata y guantes.
  • Reducir al mínimo el número de reanimadores que participen en cualquier intento de reanimación.
  • Utilizar un filtro (por ejemplo, HME, HEPA) entre la bolsa autoinflable y la vía aérea (máscara, vía aérea supraglótica o tubo traqueal) para minimizar el riesgo de propagación del virus.
  • Las intervenciones en la vía aérea y la ventilación deben ser realizadas por el proveedor más capacitado para garantizar una alta tasa de éxito en el primer intento de inserción y minimizar la generación de aerosoles.
  • Considerar métodos que permitan a los proveedores permanecer más lejos de la boca del paciente, como la videolaringoscopia.
  • Pausar las compresiones torácicas durante las intervenciones en las vías respiratorias para minimizar el riesgo de aerosoles.
  • El riesgo de generación de aerosoles durante la ventilación se minimiza si ésta se realiza después de la intubación traqueal y el inflado del manguito, y la inserción de un filtro vírico entre el tubo traqueal y la bolsa autoinflable. Asegurar una presión adecuada del manguito para evitar fugas.
  • La prevención de la generación de aerosoles con una vía aérea supraglótica y ventilación con bolsa-máscara es menos fiable que con un tubo traqueal. En la fase previa a la intubación traqueal, tenga en cuenta lo siguiente para reducir el riesgo de transmisión del virus:
    • Una vía aérea supraglótica puede proporcionar un mejor sellado de la vía aérea que una mascarilla.
    • Para la ventilación con una bolsa-máscara o una vía aérea supraglótica, haga una pausa en las compresiones torácicas para la ventilación utilizando una relación de 30:2 entre compresión y ventilación.
    • Reduzca al mínimo la duración de la ventilación con bolsa mascarilla.
    • Utilice las dos manos para sujetar la mascarilla y garantizar un buen sellado de la misma para la ventilación con bolsa-máscara. Esto requiere un segundo reanimador: la persona que realiza las compresiones puede apretar la bolsa cuando hace una pausa después de cada 30 compresiones.

AMERICAN HEART ASSOCIATION

La AHA ha publicado el 24 de enero de 2022 una nueva actualización: «2022 – Guía provisional para el personal sanitario sobre el soporte vital cardíaco básico y avanzado en adultos, niños y neonatos con sospecha o confirmación de COVID-19» (el documento previo es de octubre del 2021 y podéis verlo aquí).

Nos indican que estas directrices COVID-19 del 2021 deben aplicarse a los pacientes con sospecha o confirmación de infección por COVID-19. Mientras que las guías y algoritmos de la RCP estándar de 2020 (que podéis ver aquí) deben aplicarse a aquellos pacientes que se sabe que son negativos a COVID-19.

Nos dicen también que estas guías van a estar en constante cambio. Este último de enero de 2022 se debe a los últimos informes epidemiológicos, a la aparición de nuevas y más transmisibles cepas del coronavirus, a la disminución de la eficacia de las vacunas, y a los recientes comentarios de la comunidad de proveedores de atención médica. (Nota, por poneros un ejemplo, en las de 2021 nos decían: No retrasar las compresiones torácicas para que el proveedor se ponga el EPI o para colocar un protector facial al paciente).

Paso a enumerar los puntos destacados de las directrices COVID-19 de AHA de 2022:

  • Tercera vez que cambian los algoritmos respecto a su contenido y/o diseño. Podéis verlos y descargarlos aquí (en inglés):
  • Reducir el riesgo de los proveedores
    • El uso eficaz de los EPI es fundamental para la seguridad de los profesionales sanitarios que realizan reanimaciones. Las organizaciones sanitarias deben seguir asegurando la disponibilidad de los EPI adecuados, garantizar la formación sobre la aplicación y el uso adecuados de los EPI, reforzar el uso eficaz de los EPI y crear sistemas para que los profesionales sanitarios tengan acceso inmediato a los EPI adecuados cuando se requiera una atención de emergencia.
    • El personal sanitario puede reducir significativamente su riesgo de infección, especialmente de enfermedad grave o muerte, recibiendo la vacuna y el refuerzo contra el virus SARS-CoV-2.
  • Reducir la exposición del personal sanitario y proporcionar una atención oportuna
    • Todos los profesionales sanitarios deben llevar una mascarilla (por ejemplo, N95) junto con otros EPI (bata, guantes y protección ocular) para los pacientes con infección posible o confirmada por COVID-19, cuando realicen procedimientos generadores de aerosoles (PGA) o en un entorno en el que se realicen regularmente PGA. La RCP se considera un PGA. Los casos sospechosos de COVID-19 se definen según la mayoría de las definiciones actuales, así como las normas y protocolos locales.
    • Inicie las compresiones torácicas sin demora ni interrupción mientras lleva puesto el EPI adecuado.
    • Todas las personas que no lleven el EPP adecuado deben abandonar inmediatamente la sala o la zona.
    • Considere la posibilidad de utilizar dispositivos mecánicos de reanimación cardiopulmonar si están disponibles y el personal ya está capacitado.
    • Comunicar el estado de COVID-19 del paciente a cualquier nuevo proveedor y comunicar claramente las exigencias de un EPI adecuado.
  • Estrategias específicas de reanimación adicionales
    • Parada cardíaca pediátrica y de adultos:
      • Desfibrilar tan pronto como se indique si el personal sanitario lleva puesto el EPI adecuado para los PGA.
      • Para la respiración agónica, considere la oxigenación pasiva hasta que se pueda proporcionar ventilación con filtro HEPA.
      • Fijar de forma segura un filtro HEPA a cualquier dispositivo de ventilación.
      • Ventilar con una bolsa-máscara-filtro HEPA con cierre hermético hasta que se coloque una vía aérea supraglótica o endotraqueal.
      • Intuba la persona con mayor probabilidad de éxito en el primer intento.
      • Considerar el uso de la videolaringoscopia, si está disponible y el personal ya está entrenado.
      • Maximizar la fracción de compresión torácica, haciendo una pausa sólo para facilitar la intubación, si es necesario.
      • Minimizar la administración endotraqueal de medicamentos para evitar la generación de aerosoles.
      • Minimizar las desconexiones del circuito cerrado de ventilación.
      • Comprometerse con políticas de finalización de la reanimación éticas y basadas en la evidencia.
    • Parada cardíaca extrahospitalaria
      • Para los adultos, dar prioridad a las compresiones torácicas y a la desfibrilación cuando esté indicado.
      • En pediatría, priorizar la oxigenación y la ventilación con filtro HEPA con compresiones torácicas.
    • Paro cardíaco materno y neonatal:
      • Si no se consigue el retorno de la circulación espontánea, realice un parto por cesárea perimortem, idealmente en los 5 minutos siguientes a la parada. Se recomienda llamar a los miembros del equipo multidisciplinar al principio del proceso de reanimación en caso de parada cardiaca materna para que tengan tiempo de ponerse el EPI antes de entrar en el área de reanimación.
      • Es poco probable que los recién nacidos sean una fuente de transmisión del SRAS-CoV-2
      • En el caso de los recién nacidos, la ventilación con bolsa-máscara o pieza en T/máscara con el EPI adecuado es segura
      • Las secreciones y fluidos respiratorios maternos pueden ser fuentes potenciales de transmisión del SARS-CoV-2 para el equipo neonatal y para el recién nacido
  • Pacientes que están en posición prona en el momento de la parada: la anticipación y la preparación son importantes a la hora de girar a los pacientes a la posición supina. Las escasas pruebas sobre la administración de RCP en decúbito prono indican que puede ser mejor que no administrarla. En el caso de los pacientes en decúbito prono con una vía aérea avanzada, puede ser razonable realizar compresiones manuales en decúbito prono hasta que el paciente pueda pasar con seguridad a decúbito supino con un equipo entrenado. Si se considera necesario para una atención clínica óptima, como la evaluación de la permeabilidad del tubo endotraqueal y el posicionamiento, se sugieren los siguientes pasos para la transición de un paciente a la posición supina:
    • Realizar compresiones con las manos centradas en los cuerpos vertebrales T7/T10.
    • Disponga de suficiente personal capacitado y protegido con EPI para lograr una supinación segura en el primer intento.
    • Si ya está intubado, asegure la continuidad de la ventilación y de los sistemas intravenosos y aplique la almohadilla del desfibrilador posterior a la espalda del paciente antes de girar.
    • Reanude inmediatamente la RCP en posición supina una vez que el paciente haya sido rotado. Confirme que los tubos y las vías venosas no se han movido y que están en buen estado.

EUROPEAN RESUSCITATION COUNCIL

El Consejo Europeo de Resucitación ha publicado las recomendaciones sobre RCP tanto básica como avanzada para adultos, pediatría y neonatos, primeros auxilios y aspectos éticos. Se pueden ver y descargar EN INGLÉS aquí, el resumen ejecutivo en inglés, publicado en Resuscitation aquí.

Y en español aquí:

Guías COVID19 de RCP de la ERC

También han sacado curso sobre RCP durante la pandemia de #COVID19 (español, inglés, francés y holandés): https://cosy.erc.edu/covid-19-course/

Además, os dejo por aquí los algoritmos adaptados para COVID19, incluyendo el de legos (personas no sanitarias sin formación):

Soporte vital avanzado adaptado para la COVID19
Soporte vital básico y DEA para profesionales sanitarios adaptado para COVID19
Soporte vital básico y DEA para legos adaptado para COVID19
Soporte vital básico y DEA para legos adaptado para COVID19
Soporte vital del neonato adaptado para COVID19

Plan Nacional de RCP – SEMICYUC

Podéis descargaros el documento completo aquí. Y el resumen ejecutivo aquí (Rodríguez Yago MA, et al. Recomendaciones sobre reanimación cardiopulmonar en pacientes con sospecha o infección confirmada por SARS-CoV-2 (COVID-19). Resumen ejecutivo. Med Intensiva. 2020. https://doi.org/10.1016/j.medin.2020.05.004)

Recomendaciones qué hacer y qué no hacer de la SEMICYUC en RCP

La Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias ha redactado un documento llamado: Recomendaciones de “hacer” y “no hacer” en el tratamiento de los pacientes críticos ante la pandemia por coronavirus causante de COVID-19. En él varios grupos de trabajo hacen recomendaciones sobre qué hacer y qué no hacer. Respecto a la RCP indican:

  • HACER:
    • La reanimación cardiopulmonar en COVID-19 se debe iniciar solo con compresiones, analizar el ritmo y es imprescindible mantener el equipo de protección individual (EPI).

Durante la reanimación cardiopulmonar (RCP) siempre existe la posibilidad de que los reanimadores se expongan a fluidos corporales y que los procedimientos (por ejemplo, la intubación traqueal, la ventilación o las propias compresiones torácicas) puedan generar un aerosol infeccioso que pueda favorecer la transmisión entre los implicados en la misma. En estas condiciones, se considera imprescindible extremar la protección con los EPI recomendados y disponer de un personal sanitario entrenado tanto en la colocación como en la retirada de los EPI para evitar una posible autocontaminación.

La rápida recuperación de circulación tras la desfibrilación puede evitar la aplicación otras maniobras de resucitación más invasivas, evitando también la generación de partículas aerosolizadas con capacidad infecciosa que puedan favorecer la transmisión entre el personal sanitario que atiende la reanimación.

  • En caso de parada cardiaca (PCR) en pacientes ventilados en decúbito prono, inicia maniobras de RCP modificadas y adaptadas a esta situación.

Se trata de una situación especial con una evidencia escasa. El empleo de compresiones torácicas reversas en pacientes en decúbito prono se ha descrito sobre todo en pacientes del ámbito quirúrgico, pero podría ser empleado en pacientes con COVID-19 ventilados en prono.

Para la desfibrilación en este escenario la localización de los parches adhesivos que mejor favorece el vector de despolarización generado por el desfibrilador seguiría siendo la convencional (subclavicular derecha/apical izquierda). Si no fuese posible, la localización antero-posterior (precordio izquierdo/subescapular izquierdo), latero-lateral o dorsal izquierdo/apicolateral izquierdo de los parches autoadhesivos son alternativas factibles que pueden facilitar el abordaje de la desfibrilación en estos casos.

  • NO HACER:
    • La estrategia “oír-sentir”, para valorar la respiración, no ha de emplearse durante la RCP en el paciente COVID-19 (presunto o confirmado).

Se recomienda buscar signos de vida, respiración normal o, si se está entrenado, pulso carotídeo. En caso de duda, tras pedir ayuda y comunicar la situación de sospecha de parada cardiaca en paciente COVID-19 (presunto o confirmado), iniciar maniobras de resucitación solo con compresiones torácicas.   Cualquier manipulación y/o intervención sobre la vía aérea de un paciente COVID-19 debe ser realizada por personal sanitario experto y con competencia demostrada en el manejo avanzado de la vía aérea. Además, deberán utilizarse aquellos dispositivos de vía aérea para los que se ha recibido entrenamiento con el objetivo de minimizar cualquier tipo de riesgo.

Consejo Catalán de Resucitación 

Recomendaciones RCP en COVID19 del Consejo Catalán de Resucitación

RCP para adultos para NO sanitarios (legos)


Última actualización: 12/02/2022. Autoría del postElena Plaza Moreno, Enfermera docente. Creo y divulgo contenido de salud basado en evidencia. Instructora de ACLS y BLS por AHA. Experta en urgencias y emergencias y competencias digitales docentes.

29 comentarios en «Recomendaciones en RCP sobre COVID19»

    • Déjalo, la gracia de esto es compartir, además de ser todo un honor. Yo tengo el tuyo en el repositorio de repositorios. Muchísimas gracias

      Responder
  1. Una pregunta, ¿cuando habla de socorristas legos qué debemos entender? Un socorrista de playa ¿qué medidas tendría que tomar según estas adaptaciones para la RCP? Sólo compresiones torácicas? En algún documento del ILCOR he leído algo de tapar nariz y boca con pañuelo o toalla, qué pensáis al respecto? Gracias por avanzado por vuestra contribución y ayuda en medio de este escenario tan duro.

    Responder
    • Lego es alguien que no tienen ninguna formación en RCP.
      Estas recomendaciones nos dicen que demos ventilaciones con ambú si somos capaces de realizarlas correctamente, sin fugas. Para ello recomiendan que uno fije la mascarilla y otro apriete la bolsa del balón resucitador. Si no se puede o sabe, compresiones torácicas contínuas y considerar colocar un paño o toalla sobre la boca y nariz de la persona antes de realizar compresiones torácicas y desfibrilación. Esto puede reducir el riesgo de propagación del virus en el aire durante las compresiones torácicas.

      Responder
  2. ¿A cuántas personas debe limitarse el empleo del algoritmo de RCP? Ya que las guías, solo mencionan que debe limitarse pero no recomiendan cuántas personas son el número mínimo ideal.

    Responder
    • Al menos 2, para que se vayan relevando. Se limita al número mínimo para limitar un posible contagio por COVID19.
      Un saludo.

      Responder
  3. Toda tu compilación e información muy valiosa, todas las normas y recomendaciones son un gran complemento para nuestro quehacer de atención y/o de enseñanza.
    Desde Costa Rica, muchas gracias y un abrazo a la distancia..¡¡
    «Pura Vida»

    Responder
  4. Excelente aporte, en cuanto a las compresiones para personal lego se dice que solo comprimen a un ritmo de 100-120 comp. por minuto, teniendo en cuenta que el DEA analiza cada 2 minutos, seria conveniente indicar que los legos realizaran 200 compresiones, esperar el analisis del DEA y continuar o ser relevado cada 200 compresiones ?

    Responder
  5. Hola Elena!

    ¿Todas estas recomendaciones siguen vigentes? ¿Hay algún cambio debido a la vacunación?

    Mil gracias por todo!

    Responder
  6. EXCELENTE INFORMACION COMPLETA Y ACTUALIZADA DE GRAN UTILIDAD PARA LA DOCENCIA Y PRÁCTICA PROFESIONAL.
    MIL GRACIAS
    SALUDOS DESDE MÉXICO

    Responder
  7. Gracias por divulgar conocimiento
    Sin duda todos los contenidos son de gran ayuda.

    Siempre a la vanguardia de la información.

    GRACIAS

    Responder
  8. Buenas tardes: enhorabuena por la web.
    Cuando enseñamos RCP pediátrica a personas no sanitarias ¿es 15 compresiones a 2 respiraciones o 30:2? Muchas gracias.

    Responder
  9. Hola Elena!
    No me queda claro las pautas a seguir con el EPI en el proceso de desfibrilación, ya que no se considera un proceso generador de aerosoles. Para realizar compresiones, aunque el paciente está intubado, debes protegerte con el EPI, pero puedes desfibrilar sin necesidad de protegerte?

    Responder
    • Hola Lara. La desfibrilación no genera aerosoles. Indican que si llegas, monitorizas y desfibrilas, se puede hacer sin EPI, o mientras se lo ponen otros. Para el resto de cosas hay que ponérselo antes de actuar. Dentro de todos los procedimientos, las compresiones generan aerosoles. Así que hay que llevarlo. Y sin filtro HEPA también. Conclusión, como te dije antes, hay que ponérselo antes de actuar. Dejan solo desfibrilación sin EPI. Y en el momento en el que te metes a la escena a actuar, hagas lo que hagas, con él puesto. AHA tuvo unos meses que dijo que primero atender y que se lo vaya poniendo la gente que actuaba. Pero se retractaron volviendo a poner la seguridad del reanimador lo primero.

      Responder

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies