5 Grandes mitos de las urgencias y las emergencias

¿Sigues siendo de los que piensan que nos podemos tragar la lengua si nos desmayamos? ¿Crees que es útil un cinturón para detener una hemorragia en la pierna? ¿Sigues esperando dos horas después de comer para darte un baño en la piscina? Entonces sigue leyendo, porque sigues creyendo en los 5 grandes mitos de las urgencias y las emergencias y voy a desmontártelos.

5 grandes mitos de las urgencias y de las emergencias

Pulsa en la imagen para ir al vídeo

 Si prefieres ver el vídeo en vez de leer, lo tienes al final de esta entrada o pulsando la imagen de arriba. También puedes descargar la infografía de @lovenursingmery al final de la entrada.

Derribando los 5 grandes mitos de las urgencias y de las emergencias #DerribandoMitos Clic para tuitear

5.- «No le hago RCP porque le rompo las costillas».

Realmente esto no es un mito. Sí se rompen costillas al realizar reanimación cardiopulmonar. Por una mala técnica o a veces haciéndolo bien porque las maniobras duran mucho tiempo, porque el paciente es mayor o por otros factores (se les rompen más al sexo masculino). Además de las fracturas costales y esternales, se pueden realizar otras lesiones.

Pero tenemos que tener algo muy claro: un paciente que no responde, no respira y no tiene pulso: ESTÁ MUERTO. Es mejor romper una costilla que no hacer nada. Y a nivel legal también. Así que todo el mundo a comprimir al ritmo de la Macarena, de Baby Shark o de Bob Esponja. Fuerte y rápido en el centro del pecho y con las manos enlazadas. Si puedes, haz un curso de RCP básica, son pocas horas y es una buena inversión. Y llama siempre al servicio de emergencias de tu país, te indicarán por teléfono qué hacer. Aquí tienes un vídeo explicativo de la Asociación Americana del Corazón.

4.- «El torniquete se usa como último recurso y solo en amputaciones».

Falso, una revisión sistemática publicada recientemente nos dice que las complicaciones de los torniquetes son escasas y la mayoría atribuibles al estado crítico de los pacientes y no a su colocación. Además, la AHA, LA ERC, las guías NICE de trauma, el manual de PHTLS en su octava edición, las Guías europeas del manejo de hemorragia masiva y coagulopatía por trauma, el Colegio Americano de Cirujanos y múltiples protocolos de los servicios de emergencias, por lo menos de España, nos dicen que si no conseguimos parar la hemorragia con presión directa, el siguiente paso es el torniquete.

Lo de presionar la raíz del miembro y elevarlo queda también TOTALMENTE desaconsejado. Si no te lo crees, recojo toda la evidencia en la siguiente entrada de mi blog.

3.- ¿Por qué le han llamado a él, si he llegado yo primero?

Y es que cuando vamos a urgencias queremos que nos vean YA y en ocasiones sale lo más egoísta de nosotros mismos: porque estamos malos, porque nos duele, porque tenemos prisa, o porque yo te pago a ti. El caso, que nos creemos que un servicio de urgencias es la pescadería y nos van a dar un número para llamarnos y no.

En los servicios de emergencias suele haber a la entrada una cosa que se llama triaje. Antes de que nos vea el médico, nos llaman para hacernos unas preguntas y hacernos una pequeña evaluación de nuestro estado. Según esa valoración y mediante algoritmos informáticos se asigna un nivel de gravedad y un sitio donde dirigir al paciente. ¿Por qué? Lo mismo has llegado antes, pero justo la persona que está detrás de ti tiene un infarto agudo de miocardio. Y sí, tienes vómitos y diarrea y fiebre y te duele y tienes hasta ganas de llorar. Pero un infarto te mata y hay otras muchas patologías tiempo-dependientes que también matan. Así que por eso pasará antes esa persona que tú.

Descarga versión imprimible al final del post. Infografía de @lovenursingmery

2.- «No te bañes justo después de comer porque se corta la digestión».

Pues tenemos que saber que la digestión no se corta. Lo que normalmente se llama corte de digestión técnicamente lo llamamos hidrocución. Es un síncope, un desmayo, producido por un cambio brusco de temperatura, comida copiosa o incluso por hacer ejercicio después de comer. Pero no tiene nada que ver con la digestión, por lo que no hay que esperar ni 2 ni cuatro horas después de comer ya que el proceso de hacer la digestión no tiene nada que ver.

1.- «Métele los dedos en la boca para que no se trague la lengua».

NO SE METEN LOS DEDOS EN LA BOCA DE NADIE – LA LENGUA NO SE TRAGA. Repetid conmigo: LA LENGUA NO SE TRAGA, NO SE TRAGA, NO SE TRAGA LA LENGUA, LA LENGUA NO SE TRAGA.

Cuando alguien se queda inconsciente, se desmaya y se cae al suelo NO HAY QUE METER NI LOS DEDOS ni nada en la boca. La lengua no nos la tragamos, lo que pasa es que la musculatura faríngea se relaja y sí se puede obstruir la vía aérea. ¿Qué hacemos entonces? Abrir la vía aérea mediante la maniobra frente-mentón o poner al paciente en posición lateral de seguridad. En el vídeo que acompaña esta entrada tenéis imágenes para entender esto mejor, y os dejo esta cuenta de Instagram: @lalenguanosetraga y este vídeo de Paumatalap.

 

Hasta aquí este repaso veraniego de los 5 grandes mitos de las urgencias y de emergencias. Clic para tuitear

Como siempre digo, si tenéis dudas, aportaciones o sugerencias, podéis dejarlas en comentarios o en cualquiera de mis redes sociales. Si lo ves útil comparte y conviértete en agente digital de la salud para difundir el conocimiento.

FELIZ VERANO Y MUCHO CUIDADO CON EL SOL Y LA CARRETERA

 

Infografía: los 5 grandes mitos de las urgencias y de las emergencias

Infografía de @lovenursingmery de mi post y mi vídeo de youtube de los 5 grandes mitos de las urgencias y de las emergencias

 

Firmado: Elena Plaza Moreno. Enfermera de urgencias y emergencias

4 comentarios

Luis Arantón

Muy buen post; interesante e instructivo.
Solo echo en falta que complementes un poquito más el punto 2 (corte de digestión), con lo que si se debe hacer:
Entrar al agua progresivamente, procurando ir bajando la temperatura corporal (mojándose con las manos, salpicándose… durante unos minutos)

Pues tienes toda la razón del mundo Luis. Gracias por el aporte

Respecto a lo de la lengua, especialmente peligrosa es la creencia de que en una crisis epiléptica generalizada hay que introducir algo entre los dientes, incluida una cuchara metálica o lo que pillemos. A un paciente con una crisis comicial basta con ponerle en posición lateral de seguridad y evitar que se golpeee con objetos del entorno. Salvo que tengamos un Guedel y se sepa poner.

Hola Juan, creo que lo menciono en el vídeo, pero gracias por tu aporte

Deja un comentario