Excelencia vs. Mediocridad

Atención, ¿eres personal sanitario? Entonces este vídeo es para ti. A lo largo de tu carrera profesional te cruzarás con muchas personas, personas que trabajan con personas, personas que trabajan en la salud. Estos profesionales sanitarios se dividen en dos tipos. Forman dos equipos distintos, que a lo largo de la historia tendrán una confrontación continua: el equipo excelencia y el equipo mediocridad. Y los dos equipos estarán enfrentados para siempre. Excelencia vs. Mediocridad.

En el equipo excelencia se trabaja con evidencia científica, con la búsqueda continua del conocimiento y con actualización continua de nuestra práctica diaria. Tratamos al paciente como nos gustaría que nos trataran a nosotras, como nos gustaría que trataran a nuestras madres, como nos gustaría que trataran a nuestros hijos. Y como dice Azucena, nos la pela que siempre se haya hecho así.
En el equipo mediocridad su lema es “Siempre se hizo así” y otras perlas como “no me pagan para pensar”. Cada vez que dicen esto muere un gatito. Estos son sus niveles de evidencia científica. Lo que no saben, es que hagas lo que hagas, te dediques a lo que te dediques, aunque no pienses, tienes que hacer bien tu trabajo. Ser el mejor, buscar la excelencia.
Ven conmigo, te invito a este viaje. Únete al equipo excelencia. Pero te aviso, el camino va a ser duro, largo y lleno de espinas. Hay que entrenar diariamente, hay que ponerse fuerte, hay que ponerse los cascos y los guantes porque los mediocres no nos lo pondrán fácil. Y apostarán fuerte por luchar contra nosotras. Además, en ocasiones te sentirás sola, rara y triste. Serás un pequeño pez en la inmensidad del océano. Serás la rara, el pececito rojo nadando en dirección contraria. Y en ocasiones dudarás si cambiarte de equipo. Pero no caigas: la mediocridad no es una opción. Y aunque te digan que no se puede, con curiosidad y motivación  podrás seguir avanzando.
Ven conmigo, te invito a este viaje. Únete al equipo excelencia. Pero te aviso, el camino va a ser duro, largo y lleno de espinas. Clic para tuitear
Te voy a contar la historia de Stefani Germanotta, Lady Gaga para los amigos. Sí sí, la del filete en la cabeza, pues esa. Cuando Lady Gaga estaba en la universidad había un grupo de Facebook que le decía que nunca iba a ser famosa. Actualmente es la primera mujer en la historia en ganar el mismo año un Oscar, un globo de oro, un premio Bafta del que no hay foto de la recogida del premio porque estaba recogiendo a la vez 3 Grammys. OLÉ TÚ.

 

Excelencia vs. Mediocridad. ¿De qué equipo eres?
Y volvemos a lo nuestro, como dice Fefo: “no conozco a nadie brillante que no haya estado obsesionado con lo hace”. Así que obsesiónate. Échale corazón a lo que haces. Échale mucha pasión a pesar del qué dirán.

 

Vente al equipo excelencia, porque rodarse de los mejores nos hará mejores. A veces encontrar a alguien del equipo excelencia a tu alrededor es difícil. Parecerá que vas caminando solo por la inmensidad del desierto. Pero busca bien, porque hay muchas flores en esa inmensidad. Te dejo un una pista para encontrarnos. Aunque pertenecemos a  la vida real, muchos estamos en redes sociales. Hemos generado una comunidad donde compartimos, colaboramos y aprendemos. Donde juntos sumamos.

 

Aristóteles dijo: “Somos lo que hacemos día a día de modo que la excelencia no es un acto si no un hábito”. Hagamos excelencia diariamente. Porque nuestros pacientes lo merecen, porque nosotros como pacientes lo merecemos.

¿Y tú de qué equipo eres?

¿Del equipo excelencia o del equipo mediocridad?

Deja un comentario