CONTENIDO de Experiencia del reanimador lego en la parada cardiaca extrahospitalaria

¿QUÉ VAS A ENCONTRAR EN ESTA ENTRADA?

De nuevo os traigo la traducción de una declaración científica de AHA. Os recuerdo que podéis pasar por la última declaración traducida que va sobre el acceso público a la desfibrilación, la tenéis aquí. También os dejo todos los post generados sobre Reanimación Cardiopulmonar aquí. Y las últimas guías traducidas con los algoritmos descargables aquí.

La declaración que nos ocupa hoy se llama ENTENDIENDO LA IMPORTANCIA DE LA EXPERIENCIA DEL REANIMADOR LEGO EN LA PARADA CARDIACA EXTRAHOSPITALARIA: UNA DECLARACIÓN CIENTÍFICA DE LA ASOCIACIÓN AMERICANA DEL CORAZÓN y podéis leerla en inglés en Circulation aquí.

En esta declaración nos hablan sobre la reanimación cardiopulmonar llevada a cabo por testigos legos, es decir, intervinientes o reanimadores sin experiencia, con poca experiencia y que no pertenecen al servicio de emergencias médicas (SEM).

Es la primera vez que emiten una declaración científica sobre los reanimadores legos, evaluando sus perspectivas sobre la capacitación, su motivación para actuar y el impacto psicológico de presenciar y responder a un paro cardíaco extrahospitalario.

¡¡Vamos allá con la traducción!!

Recuerda que puedes ✍🏻 suscribirte a mi boletín gratuito para no perderte nada y puedes invitarme a un café café ☕ aquí por todo este trabajo.
Comparte esta entrada 📲.
GRACIAS

INTRODUCCIÓN

La reanimación cardiopulmonar (RCP) por parte de los testigos es fundamental para aumentar la supervivencia en caso de parada cardiaca extrahospitalaria (PCEH). Una persona que sufre una parada cardíaca tiene casi el doble de probabilidades de sobrevivir cuando los testigos realizan la RCP mientras el personal de emergencia está en camino. Sin embargo, el porcentaje de personas que sufren una parada cardíaca que reciben RCP por parte de los testigos es bajo, entre el 35% y el 45% en todo el mundo.

La RCP por parte de un testigo se define de la siguiente manera:

La RCP realizada por una persona que no responde como parte de un sistema organizado de respuesta a emergencias ante una parada cardíaca. Los médicos, las enfermeras y los paramédicos pueden ser descritos como reanimación cardiopulmonar por parte de un transeúnte si no forman parte del sistema de respuesta a emergencias que participa en la reanimación de la víctima. La RCP por parte del testigo puede ser solo con compresiones o compresiones con ventilaciones (el acto de inflar los pulmones del paciente mediante respiración de rescate con o sin un dispositivo de bolsa-máscara o cualquier otro dispositivo mecánico).

Desgraciadamente, el término testigo se ha identificado como problemático a lo largo de los años simplemente por su insinuación de inacción (p. ej., «quedarse mirando»). Actualmente se utilizan otros términos en el discurso común sobre este tema (p. ej., socorrista lego, reanimador, interviniente), pero ninguno con tanta frecuencia como testigo.

Para cambiar este discurso, en esta declaración científica utilizamos el término reanimador/interviniente no profesional (o lego) para diferenciar a este grupo de los socorristas médicos de emergencias formados y autorizados que realizan su trabajo.

OBJETIVO DE ESTA DECLARACIÓN CIENTÍFICA

El objetivo de esta declaración científica es proporcionar una revisión concisa del estado actual de los conocimientos científicos sobre la experiencia de los intervinientes no profesionales en la formación, la respuesta y el manejo del impacto posterior de la asistencia a una parada cardíaca. También identificamos varias lagunas en el conocimiento y áreas importantes para la investigación futura.

Al preparar esta declaración científica encargada por ILCOR, cada miembro del grupo de redacción realizó una búsqueda exhaustiva sobre un tema definido (MEDLINE, EMBASE, CINHAL, PsychINFO, Biblioteca Cochrane, etc.) y resumió los artículos originales pertinentes, las directrices aplicables, las declaraciones científicas, los artículos de revisión y los metaanálisis. A partir de esta evaluación detallada de la bibliografía actual, el grupo de redacción elaboró las interpretaciones y las subsiguientes sugerencias esbozadas en esta declaración científica.

RESPUESTA DE INTERVINIENTES NO PROFESIONALES A LA PCEH

Los datos de los dos mayores registros de paradas cardíacas de Norteamérica, el Resuscitation Outcomes Consortium (ROC) y el Cardiac Arrest Registry to Enhance Survival, muestran una incidencia media de la RCP por parte del testigo del 39% al 44% en personas de todas las edades con paradas cardíacas atendidas por los servicios médicos de emergencia (SEM). Fink et al también informan de una incidencia de reanimación cardiopulmonar por parte de los testigos del 50,2% en 1.738 PCEH tratadas por los SEM en niños de 0 a 19 años de edad en el registro ROC entre 2007 y 2012.

La gran mayoría de las paradas cardíacas ocurren en residencias privadas, y la persona más cercana al individuo que sufre la parada cardíaca es un amigo o un ser querido. Los intervinientes no profesionales suelen tener una edad similar a la del paciente, como en el caso del cónyuge o la pareja. En un estudio sobre la relación del paciente con el interviniente no profesional, más del 75% de los intervinientes no profesionales conocían al paciente desde hacía más de 45 años. Aunque las paradas cardíacas pediátricas son eventos poco frecuentes, también tienen una gran carga emocional para los intervinientes y cuidadores de los familiares.

Efecto en la supervivencia de la reanimación cardiopulmonar por parte de los testigos

Se ha demostrado repetidamente que la reanimación cardiopulmonar por parte de los testigos mejora significativamente las probabilidades de supervivencia de una persona tras una parada cardíaca. En un metaanálisis de 19 estudios en los que participaron 232.703 pacientes, la administración de RCP por parte de un testigo duplica aproximadamente las probabilidades de supervivencia de una persona en comparación con la ausencia de RCP por parte de un testigo. También se ha demostrado un efecto beneficioso similar en la población pediátrica.

Las personas que sufren una parada cardiaca y reciben RCP de un interviniente no especializado tienen más probabilidades de tener un ritmo inicial desfibrilable cuando llega el DEA o el SEM y de sobrevivir hasta el alta hospitalaria, en comparación con las que no reciben RCP antes de la llegada del SEM.

Esto se atribuye a que la RCP bombea sangre a los órganos vitales, como el corazón y el cerebro, y previene el deterioro de la fibrilación ventricular hasta llegar a la asistolia. Swor et al analizaron los datos de 722 pacientes con PCEH y descubrieron que los pacientes que recibieron RCP por parte de un testigo tenían con más frecuencia un ritmo inicial desfibrilable (80,9% frente a 61,4%) y una mayor tasa de supervivencia hasta el alta hospitalaria (18,3% frente a 8,4%) en comparación con los pacientes que no habían recibido RCP por parte de un testigo. Dados los amplios beneficios de la reanimación cardiopulmonar por parte de los testigos, aumentar las bajas tasas de realización se convierte en un claro objetivo de intervención.

Variación de las tasas de respuesta de los legos

Además de las tasas de respuesta generales relativamente bajas, existe una considerable variación en la incidencia de la RCP por parte de los testigos entre regiones, ciudades e incluso barrios. Esto se ha asociado a una serie de variables socioeconómicas, raciales, de densidad de población, de ubicación pública y de sexo del paciente.

Las investigaciones han mostrado diferencias en los resultados de los individuos negros frente a los blancos que sufren una parada cardiaca, cosa que también ocurre con los ancianos. El análisis de la relación entre la renta media y la composición racial de un vecindario y la realización de la RCP iniciada por el personal no especializado se llevó a cabo en 14225 pacientes con parada cardiaca y concluyeron que los habitantes de barrios de bajos ingresos y predominantemente negros tenían menos probabilidades de recibir RCP por parte de los testigos que los de barrios predominantemente blancos con mayores ingresos.

Una revisión similar de 1.068 casos consecutivos de parada cardiaca no traumática descubrió que las personas negras que sufrían una parada cardiaca recibían RCP por parte de los testigos con mucha menos frecuencia que los blancos (9,8% frente a 21,4%). La diferencia era aún mayor cuando la persona se desplomaba en un lugar público. Se han encontrado discrepancias similares en los barrios hispanos frente a los no hispanos (28,6% frente a 43,8%).

El sexo percibido es otra variable en la que existe desigualdad en la RCP por parte de los testigos. Un estudio que analizó los datos del ROC de 19 331 individuos con PCEH entre 2011 y 2015 examinó si existen disparidades en la RCP por parte de los transeúntes según el sexo de los individuos. Los pacientes varones tenían una mayor probabilidad de recibir RCP por parte de los transeúntes en comparación con las mujeres (45% frente a 39%) en lugares públicos, lo que se tradujo en un 29% más de probabilidades de supervivencia en comparación con los individuos femeninos que experimentaban una parada cardíaca.

Las personas negras que sufrieron una parada cardiaca recibían RCP por parte de los testigos con mucha menos frecuencia que los blancos (9,8% frente a 21,4%). Se han encontrado discrepancias similares en los barrios hispanos frente a los no hispanos (28,6% frente a 43,8%). También hay diferencias en cuanto al sexo de la víctima: los pacientes varones tenían una mayor probabilidad de recibir RCP por parte de los transeúntes en comparación con las mujeres (45% frente a 39%) en lugares públicos.

Estos resultados ponen de manifiesto la presencia de razones inherentes a la no realización de la RCP en determinados individuos que aún no comprendemos del todo. Este fenómeno puede llamar la atención sobre una oportunidad para mejorar los mensajes de RCP asistida por el operador del teléfono de emergencias ya que las instrucciones que se dan suelen seguir un guion estandarizado que no aborda las características físicas ni las cuestiones relacionadas con el sexo del reanimador o del paciente.

Aunque estos hallazgos son desconcertantes, afirman la importancia de utilizar una intervención comunitaria específica y estrategias adaptadas para comprender las percepciones de los socorristas no profesionales, poner de relieve las disparidades existentes y, por tanto, optimizar las tasas de RCP por parte de los testigos para todos.

El desarrollo de la formación también debería ser más sensible a la influencia de las características demográficas (por ejemplo, la raza, el sexo) tanto de la persona que sufre la parada cardíaca como del socorrista.

Cambios en las tasas de respuesta de los legos a lo largo del tiempo

Según los datos disponibles más recientes, la incidencia de la RCP por parte de los testigos ha aumentado modestamente a lo largo del tiempo según el registro ROC (del 36,5% al 43,6%) y el Registro de Paradas Cardíacas para Mejorar la Supervivencia (del 38,0% al 39,4%), posiblemente debido al énfasis continuado en la formación en RCP por parte de los ciudadanos locales y comunitarios.

El énfasis puesto por la American Heart Association en la formación en RCP práctica y en la RCP iniciada por el operador del teléfono de emergencias desde 2010 puede estar desempeñando un papel positivo al eliminar barreras comunes como el miedo a la transmisión de enfermedades y las interacciones íntimas con extraños. Cheskes et al descubrieron que, cuando se les presentaba un escenario hipotético en el que debían responder como legos en una parada cardíaca, una mayor proporción de los encuestados (61,5% frente a 39,7) estaba dispuesta a realizar una RCP manual en comparación con la RCP tradicional (con ventilaciones). Esta observación es interesante dado que la RCP manual no se recomienda actualmente para la parada cardíaca pediátrica, lo que sugiere que otros factores seculares pueden ser responsables de esta preferencia.

PREPARAR A LOS TESTIGOS PARA QUE SEAN INTERVINIENTES NO PROFESIONALES

En una encuesta telefónica representativa a nivel nacional en Estados Unidos, Blewer et al descubrieron que la prevalencia general de la formación actual en RCP era del 18%, mientras que el 65% de la población se identificaba como formada en algún momento de su vida. Por cada año de aumento de la edad, la probabilidad de estar actualmente entrenado en RCP o de haber sido entrenado alguna vez disminuía.

Esto es perjudicial, ya que sabemos que los intervinientes no profesionales que han recibido formación manifiestan una mayor disposición a intentar la reanimación si se enfrentan a una persona que sufre una parada cardíaca , y la franja de mayor edad representa a los posibles cónyuges o familiares cercanos que tienen más probabilidades de enfrentarse a una parada cardíaca repentina de sus seres queridos en el entorno doméstico.

En un estudio realizado por Dobbie et al en el que se analizaban las actitudes hacia la realización de la RCP por parte de los testigos, la mayoría (72%) de los que habían recibido formación dijeron que se sentirían seguros de administrar la RCP si fuera necesario, mientras que sólo el 23% de los que no habían recibido formación dijeron que se sentirían seguros de administrar la RCP. Cuando se les preguntó sobre una hipotética situación de parada cardíaca en público, los encuestados que habían recibido formación en RCP tenían más de 4 veces la probabilidad de administrar la RCP que los que no habían recibido formación.

El objetivo principal de la mayor parte de la formación de los legos es superar las barreras para iniciar la RCP mediante la adquisición de las habilidades psicomotoras necesarias para las compresiones torácicas y el uso del DEA en adultos y niños. La formación es impartida tradicionalmente por un instructor certificado (que puede o no haber realizado nunca una RCP) en un aula durante muchas horas y con un coste para los alumnos.

Normalmente, los estudios que analizan los métodos de formación en RCP para los intervinientes no profesionales también son muy variables en sus diseños, lo que dificulta su síntesis o la demostración de una ventaja clara de cualquier elemento de formación específico. Sin embargo, más recientemente, múltiples estudios han demostrado que la autoinstrucción basada en vídeos o imágenes puede ser igual que los cursos dirigidos por un instructor y que la instrucción por parte de compañeros es tan eficaz como la impartida por profesionales sanitarios formados lo que puede mejorar el interés del público en la formación. A pesar de la variedad de oportunidades de formación en RCP y DEA disponibles para los socorristas no profesionales, parece que todavía no existe una decisión pública sobre la necesidad de formarse.

Disponer de los conocimientos y las habilidades para realizar la RCP y utilizar un DEA es solo uno de los componentes para que un interviniente no especializado se sienta preparado para actuar durante una parada cardíaca. Los intervinientes legos también deben sentirse emocionalmente preparados para responder. Un estudio cualitativo en detalle identificó 5 temas sobre la base de entrevistas con personas legas que habían respondido a un evento de PCEH, incluyendo la necesidad de «tener un sentido de humanidad, tener competencia, sentir una obligación, tener coraje y sentirse expuesto», todos son señales de áreas para intervenciones específicas.

Otro estudio realizado por Mathiesen et al realizó entrevistas semiestructuradas a 20 intervinientes legos y determinó que aquellos que respondieron sentían que, como miembros de una comunidad, tenían una expectativa social de actuar, independientemente de su estado de formación. Otros estudios centrados en la experiencia de los socorristas legos han descubierto que éstos tienen dificultades para enfrentarse a las secuelas de la realización de la RCP.

En conjunto, estos estudios sugieren que los actuales cursos de formación en RCP, aunque proporcionan las habilidades para realizar la RCP, pueden no estar preparando mentalmente a los reanimadores legos para responder a una PCE o a las realidades del impacto psicológico de su acción (o inacción). También se centran en la prestación de RCP en el contexto de una respuesta teórica a un individuo que es un miembro aleatorio de la comunidad, lo cual es diferente a tener que responder a un ser querido.

La formación en reanimación debería incorporar más información contextual basada en la realidad para preparar a los alumnos para la situación a la que es más probable que se enfrenten, que en muchos casos es realizar la RCP a un familiar. Uno de los retos es que esto debe equilibrarse con la preocupación de crear un entorno de aprendizaje demasiado estresante que pueda interferir en la adquisición de conocimientos y habilidades.

Aunque la formación en RCP nunca puede preparar completamente a un socorrista no profesional para una emergencia, la formación en RCP debería incluir de forma más activa discusiones sobre los efectos psicológicos positivos y negativos de la respuesta a una parada cardíaca y discusiones sobre los recursos disponibles para los socorristas no profesionales después del evento.

La comprensión de la respuesta del personal no especializado no es sólo un problema en el campo de la reanimación de la parada cardíaca. También está relacionada con la terminología de los intervinientes no profesionales la conocida teoría psicológica del efecto testigo, según la cual la presencia de otros disuade a un individuo de intervenir en una situación de emergencia. Los psicólogos sociales atribuyen el efecto testigo a la difusión de la responsabilidad percibida (es menos probable que los espectadores intervengan si hay otros testigos que parecen dispuestos a hacerlo) y a la influencia social (los individuos observan el comportamiento de los que les rodean para determinar cómo actuar).

Aprovechar los conocimientos de otros campos, como la psicología y la sociología, será fundamental para innovar de verdad en el diseño de intervenciones para movilizar y apoyar a los intervinientes no profesionales.

Reconocimiento de la parada cardíaca por parte de los legos

Aunque la formación de los intervinientes no profesionales en la realización de la RCP es importante, si no se hace hincapié en cómo reconocer una parada cardiaca súbita, es posible que no se produzca una activación temprana del sistema de emergencias médicas y que no se inicie la RCP.

En un estudio de socorristas no profesionales que presenciaron un paro, casi la mitad no identificó que el individuo estaba en paro cardíaco. En un análisis de las grabaciones de los avisos de emergencias médicas de pacientes con parada cardíaca, se estimó que la incidencia de la sospecha de respiración agónica (jadeo) era del 30%. Las descripciones de la respiración por parte de los socorristas no profesionales incluían «respiración difícil», «respiración escasa», «jadeo», «sibilancia» o «respiración ocasional».

La detección del pulso formaba parte históricamente de la evaluación inicial requerida por los socorristas no profesionales en anteriores versiones de las guías. Sin embargo, ahora sabemos que incluso el personal sanitario capacitado a menudo no puede palpar el pulso de forma fiable durante una parada cardíaca, y esa habilidad se ha eliminado de la formación en RCP para legos.

Otros factores de confusión asociados a los retrasos en el reconocimiento de la parada y en la aplicación de la RCP por teléfono son el hecho de confundir el motivo de la pérdida de conciencia de la persona y, por lo tanto, descartar la necesidad inmediata de RCP; la actividad convulsiva, que con frecuencia se produce al inicio de la parada cardíaca y puede retrasar la respuesta de emergencia adecuada; y el dominio limitado del inglés en las personas que llaman al 9-1-1. Pocos estudios han incluido datos sobre las capacidades lingüísticas bilingües de los operadores y el primer idioma preferido de las personas que llaman, aunque los puntos de acceso a la seguridad pública, como el 9-1-1, suelen disponer de servicios de traducción.

Diseño y calendario de la formación en RCP para el público lego

Hay una serie de opciones para obtener formación en RCP y DEA, como clases estándar de varias horas, instrucciones de RCP en vídeo, y el uso de tecnologías inmersivas como la realidad virtual y las aplicaciones móviles.

Sin embargo, a pesar de décadas de formación en RCP para legos en la comunidad, hay pocos trabajos que identifiquen el tipo de formación en RCP que aumenta las posibilidades de que un lego realice la RCP en un evento de la vida real.

La mayor parte de la bibliografía sobre la eficacia de la formación en RCP sólo estudia la capacidad de los alumnos para trabajar con un maniquí o mide la voluntad hipotética de actuar. También existe una gran laguna en la investigación sobre las preferencias o la experiencia de los alumnos con respecto a la formación real en RCP y DEA. Tal y como descubrió un estudio realizado con datos de Twitter, la mayoría de los tweets sobre la formación en RCP eran negativos y hacían referencia a obstáculos como el tiempo, el lugar y la duración.

Sobre la base de estas preocupaciones, la recomendación actual para el futuro del diseño de la formación en RCP es aplicar un modelo basado en la competencia en el que la atención se centre en los resultados del alumno, no sólo en la participación en el curso. Además, los cursos deberían contextualizar el aprendizaje a las características de un entorno de parada cardiaca. Se señala la necesidad de considerar enfoques más centrados en el alumno para comprometerse mejor con la población objetivo y comprender las necesidades de formación desde la perspectiva del usuario.

La duración de los cursos de formación en RCP es una de las barreras identificadas a menudo por los legos. Se ha demostrado que una sesión de formación en RCP y DEA de 30 minutos es tan eficaz para formar a los socorristas legos en RCP y mantener sus habilidades a los 6 meses como un curso estándar de varias horas. La literatura en desarrollo sobre la formación de los profesionales sanitarios ha demostrado una mejor adquisición de habilidades en sesiones de formación espaciadas (más cortas y frecuentes) en comparación con la formación en bloque (más larga y menos frecuente).

Otras plataformas innovadoras que están surgiendo son la formación por vídeo, la formación por teléfono/teléfono inteligente y la formación virtual en RCP. Estas plataformas pueden ser tan efectivas como la formación con instructor y mejor que la ausencia de formación en RCP, incluyendo la reducción del tiempo hasta las compresiones, el aumento del número de intervinientes no profesionales que llaman al 9-1-1, y el aumento del número de testigos que intentan la RCP. Estos nuevos enfoques de la formación muestran el potencial para mejorar la calidad de la RCP de los intervinientes no profesionales no formados y, en un estudio, de los intervinientes no profesionales previamente formados.

La formación con realidad virtual también es una opción novedosa, pero sólo hay un pequeño número de estudios publicados en la literatura, con resultados contradictorios. Pocos estudios han examinado cualitativamente el uso de dichas tecnologías para la formación en RCP en términos de la perspectiva o la experiencia de los intervinientes no profesionales. La experiencia y la percepción de los alumnos de todas estas innovaciones formativas es un área propicia para una mayor investigación cualitativa y de métodos mixtos, que puede utilizarse para adaptar estos enfoques a las preferencias de los usuarios finales.

La innovación en la forma de involucrar al público en la formación en RCP y DEA debe aprovechar las nuevas estrategias educativas, además de los enfoques tecnológicos avanzados. Un estudio comparó a los estudiantes de las clases de salud de un instituto que recibieron la formación estándar en RCP por parte del profesor de educación sanitaria con los que recibieron la formación estándar pero a los que se les pidió que crearan iniciativas innovadoras de RCP y DEA que se utilizarían para enseñar a otros estudiantes de instituto. Ese estudio descubrió que el rendimiento de la cohorte que desarrolló la formación innovadora en RCP y DEA fue excelente en el escenario del código simulado. Se debería reflexionar más sobre la incorporación de los usuarios finales (es decir, los socorristas no profesionales) en el desarrollo de enfoques de formación más centrados en el alumno.

Formación en RCP en la escuela

La formación temprana y frecuente -empezando por los estudiantes de secundaria y bachillerato- apoya el concepto de formación en RCP y DEA a lo largo de toda la vida, creando una cultura de acción que prepara y motiva a los socorristas legos a responder inmediatamente al presenciar una parada cardíaca.

En 2017, Brown et al informaron de que la formación en RCP en la escuela es obligatoria en la mayoría de los estados de EE. UU., aunque los estándares para esta formación varían. Los niños en edad escolar son capaces de realizar habilidades de soporte vital básico con una buena retención de conocimientos más allá de los 4 meses. Los conocimientos de RCP de los estudiantes aumentaron significativamente en un estudio en el que se utilizó un kit de autoinstrucción en vídeo que puede utilizarse para formar a un máximo de 5 estudiantes. Además, hacer que los escolares enseñen RCP a sus familiares y amigos conduce a actitudes más positivas hacia la RCP por parte de los testigos, con resultados más positivos cuando la formación se realizó en la escuela primaria en comparación con la escuela secundaria.

En un programa integral en Dinamarca de formación de RCP en el entorno escolar a nivel nacional (de 2001 a 2012) la RCP de los testigos aumentó del 21,9% al 44,4%. En un estudio realizado en 2013 en Croacia, los estudiantes de los dos últimos años de la escuela primaria y sus padres manifestaron una actitud positiva hacia la formación en soporte vital básico en las escuelas primarias. Llegaron a la conclusión de que la implementación de la formación obligatoria en soporte vital básico en las escuelas primarias de Croacia podría ayudar a aumentar la confianza de los estudiantes, a disipar sus temores hacia la aplicación del soporte vital básico y, posiblemente, a aumentar la supervivencia de las paradas cardíacas presenciadas por personas no profesionales.

El efecto subsiguiente de empezar a hablar de la RCP para los no profesionales en una etapa temprana de la vida y de cambiar la cultura general de la sociedad en torno a la respuesta debe destacarse con fuerza cuando se aboga por la formación obligatoria en RCP para los estudiantes.

LA EXPERIENCIA DE RESPONDER A UNA PCEH Y REALIZAR LA RCP

Barreras para la respuesta de los legos

Tanto para las personas formadas como para las que no lo están, realizar la RCP a una persona real es una tarea difícil. Los individuos pueden enfrentarse, consciente o inconscientemente, a numerosas preocupaciones emocionales y éticas cuando deciden prestar ayuda.

La decisión de realizar la RCP es personal y se ve afectada por los antecedentes y las experiencias del individuo tanto como por su formación en RCP. Por lo tanto, comprender las barreras y los factores que facilitan la realización de la RCP puede ayudar a dirigir la formación para mejorar la respuesta de los legos a nivel de la población. Un conjunto de estudios ha evaluado las posibles barreras a las que se enfrentan los legos cuando se enfrentan a una PCEH, como el pánico, el miedo a la infección o a las lesiones personales y el miedo a los juicios.

Los socorristas no profesionales expresan con frecuencia que es difícil mantener la calma para hacer lo que es necesario para el paciente. El pánico y el estrés se observaron en el 20% de los socorristas no profesionales entrevistados que realizaron la RCP en el Public Access Defibrillation Trial.

También es importante tener en cuenta que las personas que experimentan altos niveles de estrés y ansiedad durante los sucesos pueden seguir apoyando la reanimación desempeñando funciones prácticas como ayudar a llamar al 9-1-1 o despejar las salidas de emergencia.

El miedo a causar daño o a realizar incorrectamente la RCP se identificó como una barrera importante en varias evaluaciones y en una amplia gama de poblaciones. Esto puede atribuirse a la falta de confianza en las habilidades, lo que hace que los que tienen algunas habilidades sean más propensos a actuar.

El riesgo de una posible infección o de lesiones corporales se percibe a menudo como un importante motivo de preocupación y una barrera para la realización de la RCP por parte de los socorristas no profesionales en lugares públicos. Gran parte de la literatura sobre este tema se generó antes de la iniciativa de la RCP solo con las manos. El grado de preocupación por la infección varía enormemente y puede depender de los problemas de salud pública locales.

Cuando los intervinientes no profesionales conocen a la persona que sufre la parada cardíaca o están relacionados con ella, como suele ocurrir, el riesgo de infección no suele ser una preocupación. En épocas tumultuosas, como durante una pandemia (es decir, SARS, COVID-19, Ébola), el miedo del público a la seguridad personal al realizar actos como la RCP aumenta exponencialmente. Desgraciadamente, aún no se han publicado investigaciones sobre el impacto de estas situaciones en la RCP por parte de los testigos desde la perspectiva de los intervinientes no profesionales.

El miedo a las consecuencias legales y la falta de familiaridad con las leyes del Buen Samaritano (o similares) se citan con frecuencia como razones para no realizar la RCP por parte de los testigos. Estos miedos no carecen de justificación: aunque el socorrista no tiene la obligación legal de reanimar, su intervención puede tener consecuencias legales.

En teoría, un ciudadano podría ser demandado por realizar una RCP por parte de un testigo. Sin embargo, no se conoce ningún caso de litigio con éxito en relación con la prestación de RCP en Norteamérica. En un estudio realizado en EE.UU., el 21% de los encuestados señalaron la preocupación o el miedo a los litigios como una razón importante para no realizar la RCP. Esto contrasta con Escocia y Queensland (Australia), donde se registraron bajos niveles de preocupación (9,8% y 2%, respectivamente). En China, sin embargo, el 53% de los encuestados en una encuesta pública informaron de que se preocuparían por las repercusiones legales al realizar la RCP a un desconocido.

Aclarar las implicaciones legales para las comunidades puede ser un buen objetivo de intervención que puede desarrollar una cultura en la que la realización de la RCP es una acción normativa y los ciudadanos sienten una fuerte obligación de actuar. Esto es particularmente importante para los barrios de alto riesgo, donde las consecuencias legales pueden limitar la prestación de la RCP.

Además de cuantificar estas disparidades, la investigación cualitativa de las ciencias sociales en grupos raciales y étnicos ha identificado que los obstáculos son:

  • Las barreras lingüísticas: instrucciones solo en inglés del teleoperador telefónico del número de emergencias.
  • Las barreras económicas para obtener formación en RCP.
  • El miedo a involucrarse en situaciones públicas en los barrios de alta criminalidad.
  • La desconfianza en las fuerzas del orden y los servicios de emergencia, contribuyen al problema.

Algunos grupos pueden tener barreras que inhiben la activación del sistema de respuesta a emergencias por completo. Por ejemplo, en la comunidad latina de EE.UU., puede existir la percepción errónea de que los profesionales de los servicios de emergencia pedirán una prueba de residencia antes de asistir a la persona que sufre una parada cardíaca.

Como se ha señalado, el impacto de estas barreras y factores de apoyo puede ser diferentes según el individuo, sus creencias personales, el entorno y las normas percibidas sobre la RCP. Estas características, en conjunto, construyen la intención del individuo de realizar la RCP y se convierten en los objetivos clave para mejorar la prestación de la RCP.

Las teorías actuales han identificado 3 conceptos que determinan la intención de realizar la RCP:

  1. Las actitudes hacia la realización de la RCP.
  2. Las normas percibidas sobre la realización de la RCP.
  3. La autoeficacia en la realización de la RCP (capacidad percibida para realizar la RCP/tomar el control).

Este modelo apoya el concepto de que un socorrista no profesional debe haber desarrollado una intención de realizar la RCP a través de sus características específicas, creencias y experiencias sociales, que luego se ven afectadas por la formación en RCP (un fuerte facilitador) y los efectos del entorno.

Experiencia del socorrista lego al realizar la RCP/utilizar un DEA

Una vez que el socorrista lego ha superado los posibles factores negativos de la intención y ha decidido responder, empezamos a ver los factores que influyen en la experiencia de la respuesta. En contraste con la amplitud de la información disponible sobre la frecuencia de la provisión de RCP y las co-variables asociadas, sigue habiendo una relativa escasez de datos que apoyen nuestra comprensión completa de la experiencia vivida por un individuo al realizar la RCP o utilizar un DEA en una situación de PCEH del mundo real. La experiencia del interviniente no profesional en el momento de una parada cardíaca varía enormemente en función del paciente, del interviniente no profesional y de los factores ambientales.

La respuesta emocional de los intervinientes no profesionales que se enfrentan a una situación de parada cardíaca ha sido el centro de atención de varios estudios clave de Noruega y Suecia. Mathiesen et al y Axelsson et al encuestaron a los intervinientes no profesionales que habían realizado la RCP por parte de un testigo. Mediante el uso de una encuesta por correo, Axelsson et al identificaron múltiples factores asociados a la respuesta de un interviniente no profesional a la hora de proporcionar RCP en el momento de la parada cardíaca. En un primer estudio, una minoría de los encuestados identificó problemas con la ventilación boca a boca (período de estudio, 1990-1994), pero por lo demás identificó su experiencia como positiva, y la gran mayoría estaba dispuesta a responder de nuevo si era necesario.

En los primeros trabajos antes de la llegada de la RCP solo con las manos, Harmon et al encuestaron a los intervinientes no profesionales en caso de parada cardíaca e identificaron que también podían no ser capaces de responder debido a vómitos u otras características físicamente desagradables presentes en el momento del suceso. Encuestas más recientes sobre circunstancias hipotéticas planteadas a los asistentes a los programas de formación en RCP y a los habitantes de la comunidad en general identificaron que están más dispuestos a proporcionar RCP sin respiración boca a boca a sus seres queridos o a extraños, lo que subraya el valor del cambio de política generalizado hacia la formación en RCP práctica.

El impacto de la asistencia del operador telefónico en la reanimación cardiopulmonar

Un componente importante para que el personal no especializado pueda reaccionar en el momento de la parada es el apoyo recibido del operador de emergencias médicas. Se ha demostrado que las instrucciones de RCP proporcionadas por un operador del 9-1-1 antes de la llegada de los servicios de emergencia son efectivas para hacer que las personas que llaman a emergencias realicen la RCP y utilicen los DEA.

Las tasas de RCP por parte de los operadores se duplican como mínimo y mejoran la supervivencia de la parada cardiaca con un buen resultado neurológico cuando los operadores proporcionan instrucciones de RCP. Esto se ha demostrado en múltiples comunidades de diferentes continentes; sin embargo, la RCP asistida por el operador todavía no es una práctica estándar, y su implementación sigue siendo variable en todo el mundo.

Las encuestas realizadas en las comunidades de EE.UU. han revelado que las personas que llaman al 9-1-1 esperan recibir este tipo de ayuda cuando solicitan asistencia. Las iniciativas de formación en RCP y las campañas públicas deberían centrarse más en incluir información sobre el papel del operador de emergencias médicas en las situaciones de PCEH.

Las llamadas de asistencia de emergencia son también una importante fuente de información sobre los obstáculos a la aplicación de la RCP. Un estudio sobre las llamadas telefónicas de emergencia en Australia y un estudio posterior en Estados Unidos, identificaron que que las barreras de los procedimientos (por ejemplo, las barreras lingüísticas), las barreras de los conocimientos (la persona que llamaba no conocía la RCP), las barreras físicas (no poder acceder al lugar de la parada) y los factores personales (por ejemplo, la persona que llamaba era físicamente incapaz de realizar la RCP) eran los principales impedimentos para que los socorristas no tuvieran que proporcionar la RCP por sí mismos.

Los datos contenidos en estos registros de llamadas podrían utilizarse con más frecuencia para ampliar nuestra comprensión de la prevalencia de ciertas barreras en relación con determinadas situaciones.

Secuelas psicológicas tras el suceso

Varios estudios han documentado los distintos niveles de secuelas psicológicas que han manifestado los intervinientes no profesionales después de asistir a una PCE. Desde la sensación de entumecimiento físico, cansancio y agotamiento hasta la autoculpabilización por no haber proporcionado suficiente RCP, se ha demostrado que las respuestas abarcan una amplia gama de temas que requieren estrategias y habilidades de afrontamiento a las que los intervinientes no profesionales pueden no tener acceso inmediato.

Los pensamientos después del evento incluyeron la curiosidad, el cuestionamiento de la capacidad personal y el reconocimiento de las diferencias significativas entre la formación en el aula y los eventos de la vida real. El daño psicológico que puede sufrir el personal no especializado al aplicar la reanimación cardiopulmonar en una parada cardíaca no es insignificante. La sintomatología del trastorno de estrés postraumático (TEPT) en los intervinientes legos no se ha estudiado ampliamente, pero las descripciones de las experiencias de los legos sugieren que puede ser frecuente.

Estudios anteriores han descrito una amplia gama de síntomas emocionales y psicosociales angustiosos, como alteraciones del sueño, recuerdos recurrentes del incidente y conductas de evitación social. Conocer el resultado de supervivencia del individuo también afecta al interviniente no profesional y a los síntomas asociados de tipo TEPT que puede experimentar. La experiencia de un resultado positivo para el individuo y el hecho de ser un interviniente no profesional con experiencia como profesional sanitario (es decir, enfermero o paramédico fuera de servicio) parecen mitigar las preocupaciones del interviniente no profesional sobre los retos emocionales y sociales de realizar la RCP.

En situaciones de intentos fallidos de reanimación, Compton et al determinaron que la puntuación total de los síntomas de TEPT de un interviniente no profesional era casi 2 veces mayor que las puntuaciones de los que no eran testigos al principio del período de duelo. Sin embargo, si el intento de reanimación fue presenciado por un cónyuge o por una persona que había conocido a la persona que sufría la parada cardíaca durante más de 45 años, se comprobó que estas medidas protegían contra los síntomas de TEPT. Esto sugiere que los síntomas de TEPT pueden no estar relacionados con el hecho de presenciar la RCP, sino con las circunstancias que rodean la parada.

Los respondedores no profesionales han experimentado agotamiento, culpa, flashbacks, trastornos del sueño, dudas, ira, tristeza y miedo. Un resultado positivo al realizar RCP mitigó algunas de las respuestas emocionales, pero las respuestas psicológicas fueron amplias e individualizadas. En situaciones con un intento fallido de reanimación, las puntuaciones de los síntomas de TEPT fueron dos veces más altas para los que respondieron que para los que no fueron testigos.

La cuestión de las secuelas resultantes de que un lego presencie una parada cardíaca y no proporcione RCP no se aborda actualmente en la literatura.

Aunque es alentador que el número de socorristas legos que proporcionan RCP esté aumentando,91,131 los socorristas legos no son una población homogénea. Difieren en cuanto a su preparación y vulnerabilidad, y los factores situacionales de la PCR también varían. Si no se llevan a cabo más investigaciones, es posible que se esté devaluando el impacto psicológico de la aplicación de la RCP debido al alto valor de salvar vidas.

Apoyo a los intervinientes legos

Los socorristas legos que son testigos de una parada de emergencia suelen describir la experiencia como estresante y traumática, pero a menudo abandonan el lugar de la intervención sin ningún tipo de apoyo formal tras el suceso. La solicitud de un informe como mecanismo de apoyo se ha descrito en varios artículos notables sobre la experiencia de los intervinientes legos.

En un estudio de seguimiento, los intervinientes legos identificaron la falta de un informe posterior al suceso y el mal resultado del paciente como algo asociado a una reacción psicológica negativa (no bien especificada) al suceso. En una serie de entrevistas a intervinientes legos, éstos tenían sentimientos de culpa relacionados con el mal resultado de los pacientes y la necesidad de reconocimiento por haber proporcionado la RCP. Aunque no se identificó específicamente como TEPT, los sujetos identificaron «recurrencias mentales persistentes del suceso de la PCE».

En un trabajo más reciente, Mausz et al identificaron que los reanimadores legos se enfrentaban a «dudas sobre sí mismos, preguntas sin respuesta y reacciones emocionales incómodas» ante estos sucesos. Esto es, sin duda, más probable cuando el reanimador no profesional es un ser querido del paciente y, por tanto, puede sentirse responsable de su incapacidad para salvar al paciente.

El debriefing estimula la reflexión personal, influyendo positivamente en la experiencia de los intervinientes legos. Se ha demostrado que el debriefing proporciona habilidades de afrontamiento, aumenta la confianza para posibles intentos de RCP en el futuro y promueve una percepción positiva de la propia actuación del interviniente. Además, los efectos positivos a corto plazo del debriefing suelen conservarse dos meses después de la entrevista inicial.

La práctica de informar y revisar la actuación de la RCP se considera estándar para los profesionales de la salud y el personal médico de emergencias, y se asocia con una mejora de la actuación posterior. A pesar de las crecientes pruebas de su valor, actualmente no existen recomendaciones ni directrices internacionales para proporcionar apoyo a los respondedores legos que han participado en un evento de PCE. Los intervinientes legos han identificado la oportunidad de hablar con un profesional de la salud como el beneficio más importante de recibir el debriefing. A diferencia de hablar con amigos y familiares, consideran que los profesionales de la salud están mejor capacitados para reaccionar ante la complejidad de la situación de PCE y pueden abordar preocupaciones clínicas específicas. Una de las muchas preocupaciones que se abordaron fue la autocrítica repetitiva que los intervinientes legos tienden a tener después de proporcionar la RCP.

Los intervinientes legos pueden percibir una carga de responsabilidad, cuyo impacto podría mitigarse mediante un debriefing adecuado. Además, los intervinientes legos han reconocido que el hecho de tener que solicitar personalmente un debriefing formal supondría una barrera y que es esencial que el primer contacto lo realice alguien, como una institución del Servicio de Emergencias Médicas o un profesional sanitario.

Aunque no parece haber ningún modelo estandarizado para informar a los respondedores legos después de responder a una PCEH, se desarrolló un modelo de apoyo posterior a la detención en una región de Ontario, Canadá, para identificar y apoyar a los testigos y a los respondedores legos. El modelo de apoyo posterior a la detención ofrece a los respondedores legos una oportunidad para informar con un profesional de la salud y para recibir seguimiento o una derivación para el apoyo de salud mental profesional. Además de este modelo, los intervinientes legos pueden actualmente buscar oportunidades de educación y apoyo a través de la Red de Apoyo a los Intervinientes. La Red de Apoyo a los Intervinientes es una iniciativa virtual creada en para proporcionar información, apoyo y oportunidades de comunicación a aquellos que han sido testigos de un OHCA, independientemente de su ubicación.

SUGERENCIAS DE CAMBIO Y ÁREAS DE INVESTIGACIÓN FUTURA

En 2010, el Comité de Cuidados Cardiovasculares de Emergencia de la Asociación Americana del Corazón fijó el objetivo de duplicar la supervivencia a la parada cardiaca para el año 2020. Al desarrollar estrategias para alcanzar este objetivo, se reconoció que uno de los eslabones más importantes en la cadena de supervivencia a la parada cardiaca es el papel de los intervinientes legos, es decir, el aumento de las tasas de reconocimiento de la parada cardiaca, la RCP por parte de los testigos y el uso de los DEA de acceso público antes de que llegue un equipo de respuesta profesional. Dada la revisión actual de la literatura, sugerimos lo siguiente:

  • Existe una necesidad crítica de contextualizar la formación en RCP basada en las percepciones y la experiencia de los intervinientes legos para mejorar la preparación y la experiencia de los futuros intervinientes.
  • Dado que la mayoría de las paradas cardíacas se producen en domicilios particulares, ayudar a los alumnos de RCP a entender que tienen que realizar la RCP a un amigo o familiar es un componente crucial de dicha estrategia. Ayudar a los intervinientes legos a prever el uso de la RCP y desarrollar un plan puede capacitarles para actuar.
  • Deben desarrollarse modelos adecuados para abordar la desinformación e inculcar el valor necesario para intervenir. Deben abordarse los mitos relativos a la necesidad de contar con credenciales actualizadas para llevar a cabo la RCP, el potencial de litigios (denuncias y tema legal) y la concienciación pública sobre las leyes del tipo «buen samaritano». Por último, la formación debe explicar claramente cómo el beneficio de una posible reanimación supera el riesgo de daño para un paciente que no responde.
  • Es importante reconocer de forma proactiva lo que confunde al público no especializado sobre la parada cardíaca y seguir desentrañando las razones psicológicas por las que no siempre actúan. Esto incluye hacer hincapié en la comprensión de la experiencia de reconocer la parada cardíaca, las percepciones de lo que ocurrirá una vez que se llame al 9-1-1 y cómo el operador del teléfono de emergencias les ayudará con la RCP, y cómo pueden ayudar las nuevas tecnologías de formación y notificación. Aunque los avances tecnológicos son emocionantes, en gran medida no han sido probados en el mundo real.
  • Dada la preocupación por la posible sintomatología de estrés postraumático después de que una persona presencie una parada cardíaca y la posibilidad de mejorar el rendimiento en eventos posteriores, el debriefing puede ser una herramienta útil para ofrecer a quienes participan en la observación y la respuesta a las paradas cardíacas. Se trata de una intervención psicosocial crucial para apoyar a los intervinientes legos y un área clave para el desarrollo de futuras investigaciones e intervenciones.
  • Se desconoce en gran medida el impacto de circunstancias inusuales, como la pandemia de COVID-19, en la reanimación cardiopulmonar por parte de los testigos. Se trata de un área que necesitará una atención significativa de la investigación en el futuro para que podamos cuantificar y mitigar cualquier efecto negativo de la desinformación en la disposición y experiencia de los intervinientes legos.

CONCLUSIONES

 Hemos revisado la bibliografía existente relacionada con la experiencia de los intervinientes legos en relación con la PCEH y hemos identificado una serie de áreas clave que, si se abordan, podrían aumentar la probabilidad de que las personas formadas actúen. Muchas de estas áreas están muy poco estudiadas desde el punto de vista de la experiencia y están repletas de oportunidades de investigación que podrían cambiar significativamente nuestro enfoque sobre la forma de comunicar la reanimación cardiopulmonar por parte de los testigos. Nos interesa salvar más vidas y proteger la salud mental de quienes presencian una parada cardíaca, independientemente del punto de la cadena de supervivencia en el que intervengan.

Los intervinientes legos son héroes independientemente del resultado del paro cardíaco. Se merecen nuestros mejores esfuerzos para que su futura educación, debriefing y apoyo entre pares se centren más se centren más en los intervinientes.

BIBLIOGRAFÍA

Dainty KN, Colquitt B, Bhanji F, Hunt EA, Jefkins T, Leary M, Ornato JP, Swor RA, Panchal A; on behalf of the Science Subcommittee of the American Heart Association Emergency Cardiovascular Care Committee. Understanding the importance of the lay responder experience in out-of-hospital cardiac arrest: a scientific statement from the American Heart Association. Circulation. 2022;145:e•••–e•••. doi: 10.1161/CIR.0000000000001054.

Muchas gracias por llegar hasta aquí. Si quieres invitarme a un café por este trabajo, haz clic aquí:


Última actualización: 08/05/2022. Autoría del postElena Plaza Moreno, enfermera docente. Instructora de ACLS y BLS por AHA. Experta en urgencias y emergencias y competencias digitales docentes. Creo y divulgo contenido de salud basado en evidencia

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies