Autoheimlich. ¿Mito o realidad?

Contenido

Introducción

Si buscas «autoheimlich» en Google, hay infinidad de artículos de periódicos, e incluso temario de primeros auxilios y webs de sitios oficiales y en teoría de referencia sobre la salud en los que se recomienda el autoheimlich con una silla si te atragantas solo. Sobre esto ya escribió Esther Gorjón hace años en su blog Signos Vitales 2.0. Es una auténtica pena que ya no esté disponible, así que voy a intentar contaros un poco sobre este tema.

Recuerda que puedes ✍🏻 suscribirte a mi boletín gratuito para no perderte nada y puedes invitarme a un café café ☕ aquí por todo este trabajo.
Comparte esta entrada 📲.
GRACIAS

Si me lees con frecuencia sabrás que la evidencia científica vertebra este blog y todas mis publicaciones. Por eso es por lo que yo me pregunto ¿qué dice la evidencia científica y las recomendaciones sobre reanimación cardiopulmonar sobre el autoheimlich? Antes de contestar a esto, voy a explicarte un poco en qué consiste la maniobra.

¿Qué es la maniobra de heimlich y el autoheimlich?

La maniobra de heimlich es una de las intervenciones que se realizan cuando alguien se atraganta, en concreto cuando el atragantamiento es grave y la víctima se lleva las manos al cuello y no puede toser ni emitir sonidos. La maniobra la aplica quien ayuda a la víctima.

Para realizarla, rodearemos a la víctima por detrás con nuestros brazos y colocaremos nuestras manos en la boca del estómago. Colocaremos un puño cerrado y la otra mano abrazando a este puño. Y realizamos compresiones hacia dentro y hacia arriba, hacia nosotros.

Figura de: Parra Rodríguez, Kelly Johanna, et al. «Obstruccion de la vía aérea por cuerpo extraño (OVACE).» Revista Medico Legal, Sept. 2009, pp. 20+. Gale OneFile: Informe Académico, link.gale.com/apps/doc/A307919350/IFME?u=googlescholar&sid=googleScholar&xid=bd077bfc. Accessed 8 May 2022

No me voy a parar a explicar el algoritmo del atragantamiento ni todos los pasos. Si quieres saber más sobre qué hacer en caso de atragantamiento, te aconsejo que visites este post de mi blog.

En esta entrada en lo que quiero centrarme es en el autoheimlich, en la realización de esta maniobra para uno mismo en el caso en el que nos atragantemos estando solos.

Es imposible realizarse a uno mismo la maniobra de Heimlich con los brazos. No podemos conseguir la suficiente fuerza, por tanto, la alternativa que se suele contar es realizar esta presión con el cabecero de una silla. Sobre cómo hacerlo hay dos versiones: poner los puños en el cabecero y presionarnos contra la silla, o, directamente el abdomen contra la silla sin puños de por medio.

Recomendación del consejo europeo de resucitación sobre el autoheimlich

Como sabéis, diversos organismos emiten recomendaciones sobre primeros auxilios y reanimación cardiopulmonar cada determinados años, y ahora de forma más frecuente. Estas recomendaciones las realizan en base a muchos estudios científicos, con los que consiguen una recomendación sobre las actuaciones a realizar.

Uno de esos organismos es el Consejo Europeo de Resucitación que, en sus últimas Guías de reanimación cardiopulmonar del 2021 (puedes consultarlas en castellano y con los algoritmos AQUÍ), es claro al respecto del autoheimlich:

Intervenciones como «la mesa» y las maniobras en silla, carecen de evidencia suficiente para su introducción en las guías en el momento actual.

Por mi parte, la entrada se acabaría aquí. Los profesionales sanitarios debemos centrarnos en la evidencia científica. Y al enseñar también. Tenemos una responsabilidad importantísima y no se debería enseñar nada NO avalado por la ciencia.

Pero, ¿el autoheimlich funciona?

Vamos a indagar y a reflexionar juntos a pesar de lo que dice el ERC. Porque hay un debate entre enseñar algo que puede funcionar y puede salvarte la vida o no enseñarlo porque carece de evidencia científica. Y es que, un atragantamiento grave es una emergencia vital. ¿Qué no tenga evidencia significa que es malo, o que todavía no se ha estudiado? La eterna pregunta…

Funcionar, puede funcionar, de hecho hay vídeos que así lo demuestran:

¿Qué dice la evidencia científica del autoheimlich?

Al margen de lo que digan los organismos sobre la ciencia de la reanimación y del debate, he querido buscar si hay algo escrito en estudios o publicaciones recientes.

Es complicadísimo encontrar algo. He realizado una búsqueda y aparece un artículo de 1988 (ha llovido…) en The New England Journal of Medicine escrito por el propio Henry Heimlich (quien describió la maniobra), que puedes ver entero aquí:

Es una carta que Henry Heimlich le escribe al autor de un artículo previo que dice que otras maniobras son superiores a la maniobra de heimlich. Heimlich defiende su maniobra y respecto al autoheimlich, expresa que el mismísimo Netter ha realizado una ilustración sobre la maniobra, y que la Asociación Americana del corazón, recoge la maniobra de heimlich para una persona sola, en sus recomendaciones de 1986.

Hay pocos artículos más. Alguno describe como el autoheimlich ha funcionado, pero poco más. Eso sí, esta maniobra estaba también recogida por el Consejo Europeo de Reanimación en sus recomendaciones de 2010. Es decir, que las han retirado recientemente.

Así que con esto puedo concluir que es una maniobra que se recomendaba en el pasado, pero que actualmente las guías de resucitación NO recogen. Nos ha pasado lo mismo con algunas maniobras como la puñopercusión y el golpe precordial, como ya te contaba en esta web.

Otras maniobras frente al atragantamiento

Debemos actualizarnos, seguir la evidencia científica disponible actualmente y no hacer casos de vídeos. Sobre todo llevo esto a raja tabla en temas de reanimación cardiopulmonar, obstrucción de la vía aérea por cuerpo extraño (OVACE), manejo de taquicardias, bradicardias, ictus, infarto, etc…

Esto no significa que haya maniobras que en un futuro tengan evidencia o dispositivos que intentan demostrar que funcionan. Los torniquetes eran muy usados y ahora debemos recordar que NO son el último recurso, te lo cuento aquí.

Os cuento esto de los vídeos porque hay un vídeo en Youtube con millones de visitas de un señor que se tira al suelo y se da un «planchazo» contra él y muchos comentarios diciendo que funciona. El problema es que luego coges un vídeo en el que sale un tío diciendo que beber lejía te cura el cáncer y ves los mismos comentarios diciendo que funciona…

Esta es la clave que os contaba antes sobre la evidencia científica. Para recomendar algo hacen falta estudios, si no aquí puede hacer o recomendar cada uno lo que quiera. Por tanto, las cosas hay que demostrarlas, y los organismos internacionales que se dedican a emitir recomendaciones sobre la ciencia de la reanimación no pueden publicar cosas sin evidencia.

Hay otra maniobra que se llama «la mesa», mencionada con anterioridad en este post como otra alternativa que no se puede recomendar por falta de evidencia. Esta maniobra está descrita por Blain et al. Describieron cuatro casos de atragantamiento resuelto poniendo a la persona boca a abajo en una mesa con la cabeza y los brazos colgando y dándole golpes en la espalda.

Lo primero que pensé al leer esto es en los artículos tan geniales que hay sobre historia de la reanimación cardiopulmonar. En ellos vienen descritas cosas como poner a la víctima a lomos de un caballo, colgarles boca abajo de un árbol y soplarles humo por el ano para resucitar a la gente ahogada en el siglo XVIII y XIX. Sí, has leído bien: enemas de humo de tabaco se llamaban. Llegaron a desarrollar un aparato que pusieron a lo largo del Támesis para los ahogados. Primero soplaban manualmente y luego desarrollaron el aparatejo. Nos cuentan la historia muy bien en este post.

Enema de humo de tabaco por el ano en ahogado
Artilugio de la Royal Humane Society para aplicar enemas de humo y resucitar a personas ahogadas en el Támesis, (Museo de Ciencia de Londres).

Ellos en aquella época decían que funcionaba, y no veían nada raro en las maniobras. Con el paso del tiempo, han cambiado las cosas.

Y eso es lo que creo que ha pasado con la maniobra de autoheimlich, que ahora no tiene evidencia. Cosa que no siginifica que no funcione, si no que no pueden recomendar su uso porque no han podido a lo largo de estos años demostrar riesgo y beneficio ni estudios que lo avalen.

Y hemos llegado al punto de hablar de los dispositivos antiatragantamiento. Esto realmente me enfada. Son dispositivos como un desatascador. Me cabrea sobremanera que algo no avalado por la ciencia se use para salvar vidas llenando los bolsillos ajenos. No tienen evidencia, y tampoco están recomendados por el Consejo Europeo de Resucitación. Puedes ver más sobre esto aquí.

Y otra cosa que he descubierto buscando cosas para este post es «el ayudante de Heimlich«, vendido en Amazon y que tampoco tiene ninguna evidencia. Pero oye, quien lo venda pues dinerico que se lleva para el bolsillo a base de engañar a los demás.

Foto de Ámazon

¿Qué hacer si te atragantas y estás solo?

Si tienes un atragantamiento leve y puedes toser, hay que seguir tosiendo. La mejor maniobra de desobstrucción de la vía aérea es la tos. Evitar darnos golpes puede hacer que el objeto no se mueva y la obstrucción se convierta en grave.

Si la obstrucción es grave, no pasa aire, ni para dentro ni hacia afuera. Es decir, no podemos hacer ruidos ni hablar pero tampoco respirar. Disponemos de pocos segundos para hacer algo. Mi recomendación personal siempre ha sido avisar a algún vecino, llamar al 112 aunque no podamos hablar y dejar la puerta abierta para que los servicios de emergencia puedan entrar. Creo que tener una APP de móvil para llamada al 112 y geolocalización en estos casos puede estar bien.

Para mí la clave es pedir ayuda. Una vecina mía que se ahogaba llamó al timbre de la de enfrente y gracias a eso sobrevivió. Sí, tiene que estar la vecina. Pero hasta aquí llegan mis recomendaciones basadas en la ciencia, ya que no recomiendan nada o han dejado de recomendar lo de la silla.

Oye, que alguien quiere intentar lo de la silla aunque no tenga evidencia, pues mira, de perdidos al río como solemos decir. Antes de morirte pues cualquier cosa. Pasa igual cuando explicamos la maniobra que se realiza a los lactantes que se atragantan. Tienes que saber qué hacer, si no lo que te sale es darle la vuelta al niño y meterle la mano hasta la campanilla. Es instintivo y a veces funciona, pero sabemos qué complicaciones tiene (daños físicos y meter el objeto más) y que las maniobras descritas funcionan mejor. Pues este caso de la silla es igual. Y si pruebas lo de tirarte al suelo y darte un planchazo como el del vídeo, pues tampoco pasa nada.

Lo importante es tener siempre la evidencia en la mano, sobre todo al enseñar. Con la docencia cuidamos a otros a través de nuestros alumnos.

Conclusión

La maniobra de autoheimlich con una silla ha sido recomendada por la Asociación Americana del Corazón en el 1986 (y desconozco hasta qué año) y por el Consejo Europeo de Resucitación hasta el 2010. Esto hace que se siga enseñando y que hayamos obviado que en las últimas recomendaciones del 2021 ya no se recomiende.

La ciencia avanza por medio de la evidencia científica y de aportar estudios, por tanto, aunque es una maniobra que en un caso así nos puede salvar, carece de evidencia científica actual, al igual que ha ocurrido como otras intervenciones como administrar enemas de tabaco a los ahogados y como realizar golpe precordial como primer paso en la parada cardiorrespiratoria.

Muchas gracias por llegar hasta aquí. Si quieres invitarme a un café por este trabajo, haz clic aquí:

Bibliografía


Última actualización: 08/05/2022. Autoría del postElena Plaza Moreno, enfermera docente. Instructora de ACLS y BLS por AHA. Experta en urgencias y emergencias y competencias digitales docentes. Creo y divulgo contenido de salud basado en evidencia

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies